Cómo debe ser una habitación infantil de 3 a 6 años, según el método Montessori

Cómo debe ser una habitación infantil de 3 a 6 años, según el método Montessori

Montessori es uno de los métodos más aplaudidos en la actualidad.  El mismo aboga, entre otros aspectos, por dar más libertad a los niños, siendo el papel de los adultos el de observador y guía. Hoy te contamos cómo adaptar una habitación para un niño de 3 a 6 años, según la filosofía Montessori

 

Si tienes niños en casa, seguro que habrás escuchado hablar de la filosofía y método Montessori, pero ¿sabes en qué consiste? ¿has puesto alguna vez en práctica alguna de las cosas de las que habla? Probablemente y sin tú saberlo, sí.

 

Pero el método Montessori es tan amplio como lo es el mundo de los niños. Cada uno es único y se le debe tratar como tal; sin prisas ni comparaciones. En función de cómo sea la infancia de un niño, será un tipo de adulto u otro.

 

Hoy queremos hablar, brevemente de este método educativo, centrándonos especialmente en cómo decorar una habitación para niños de entre 3 y 6 años. Por supuesto, van a ser unas pequeñas ideas y pinceladas que, después, tú deberás adaptar a las medidas de tu hogar por un lado, pero, sobre todo, a las necesidades y forma de ser de tu hijo. ¿Nos acompañas?

 

¿Qué es el método Montessori?

Con la estimulación y el respeto como base, María Montessori, maestra y antropóloga, concibió un método para el que se basó en la observación, completándolo con los conocimientos adquiridos por su formación en medicina y psicología.

 

Así las cosas, el niño, dentro de unos límites, tiene que poder actuar con total libertad y sin presiones; cada niño tiene su ritmo. Gracias a este método se pretende ayudar al niño a alcanzar su máximo potencial en todos los ámbitos de su vida.

 

En definitiva, se busca que el niño sienta curiosidad y alegría por aprender, que disfrute de ese proceso y que se desarrolle su autoestima de manera positiva. En este sentido, el hogar, lugar donde el niño ha de sentirse seguro, también debe adaptarse a cada etapa y a las necesidades del niño. La habitación en la que dormirá no es una excepción.

 

Por eso, hoy vamos a darte algunas ideas, de manera que puedas aplicarlas en tu casa, pero siempre teniendo en cuenta el momento en el que se encuentra tu hijo y el espacio del que dispones, ya que somos conscientes de que la mayoría de las casas disponen de espacios reducidos y no siempre podremos tener la habitación ideal que nos gustaría, pero se puede adaptar.

 

Cómo es una habitación Montessori

Un espacio ordenado, en el que el niño pueda moverse libremente y donde tenga acceso a todo lo que necesita para poder jugar, dormir o hacer otras tareas, como pintar, es básico en una habitación Montessori.

 

Al hilo del orden, no podemos dejar de mencionar que las habitaciones no deben estar recargadas. Hoy en día se tiende a regalar miles de juguetes a los niños. Si no puedes evitarlo, procura guardarlos en armarios u otros lugares que no entorpezcan ni distraigan al niño en todo momento. En este sentido, te puede venir muy bien este baúl.

 

Por otro lado, el color de las paredes o del suelo deben ser neutros, cálidos y lisos. El niño tiene que disfrutar en la habitación, pero nunca sentirse agobiado o excitado en ella. A este respecto, también se recomienda tener un espejo en el que el niño se pueda identificar, verse reflejado, así como conocer y reconocer su cuerpo.

Zonas de una habitación Montessori y mobiliario

 

Al igual que lo hacen en el aula, en su habitación también debe de haber diferentes zonas, que se dividen en los siguientes puntos:

 

  • Zona de descanso
  • Zona de juego
  • Zona de lectura
  • Zona creativa

 

Teniendo en cuenta las mencionadas zonas, vamos a ver qué tipo de mobiliario podemos encontrar en cada una de ellas, pero antes, ten en cuenta que si bien la habitación no debe de estar recargada con juguetes, ni pintada con colores estridentes, tampoco ha de estar llena de muebles, ya que el niño debe poder tener su espacio para moverse sin problemas.

 

Así que, vamos a comenzar por la zona de descanso, es decir, la cama. Si bien cuando son bebés María Montessori explica que lo ideal es que las camas estén en el propio suelo, en edades comprendidas entre los 3 y los 6 años, los niños tienen más altura y soltura para poder subirse a una cama. Pero no olvides que ésta debe ser accesible y adaptada a su altura.

 

En la zona creativa, el niño podrá pintar, jugar con plastilina, arena....por eso, una mesita adaptada a su altura será ideal. La mesa Baby es un claro ejemplo de ello. La misma puede ser combinada con sillas cómodas y de su altura, como por ejemplo, la silla Baby. Si prefieres dejar volar su imaginación y no dispones de mucho espacio, también puedes combinar la zona de lectura con la creativa y utilizar, por ejemplo, el taburete elefante.

 

 

Siguiendo con esta zona de lectura, te recomendamos que utilices baldas simples y las coloques a una altura que corresponda a su edad, o a la que pueda tener fácil acceso. La estantería nórdica Small te puede resultar de gran ayuda.

 

La zona de juego tiene que estar lo más libre posible. ¿Quieres un objeto para decorarla? Esta ovejita o nuestro Goofy te ayudarán a lograr ese ambiente infantil que más te gusta.

 

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.