Puffs, baúles y bancos,  6 alternativas a los asientos tradicionales y sus usos

Puffs, baúles y bancos, 6 alternativas a los asientos tradicionales y sus usos

A primera vista pueden ser solo asientos o elementos decorativos, pero los puff, bancos y baúles tienen mil y una salidas para tu casa, oficina o negocio. Hoy queremos darte algunas de ellas para que las puedas aplicar cuando lo necesites.

 

“Lo ví tan bonito que lo compré, pero la verdad es que ahora me resulta más bien un estorbo”. “Me han regalado un baúl y no sé muy bien qué hacer con él. Tú que sabes de decoración, ¿me podrías ayudar”.

 

Estas frases son testimonios reales que clientes de nuestra tienda nos han trasladado su preocupación sobre puffs, baúles o bancos. Porque hay algo que es cierto: los tres tipos de objetos suelen ser muy llamativos a la hora de pensar en mobiliario para decorar un hogar. Pero el problema viene cuando la persona se ha cansado de verlo y no sabe qué hacer con él.

 

Por esta razón, hoy queremos hablaros de diferentes alternativas que puedes dar tanto a un puff, como a un baúl o un banco, más allá de los usos tradicionales que se les suele dar.

 

2 alternativas al uso tradicional de un puff

 

Redondos, cuadrados o en forma de pera. Estos suelen ser los formatos más habituales que encontramos en las tiendas de decoración en lo que a los puff se refiere.

 

Su uso más común suele ser el de asiento, especialmente para colocarlo junto a una mesa baja en un salón o, simplemente, como otro asiento más en una sala de relax de un coworking, entre otras alternativas, pero hay muchas más y desde Mueblespacios te presentamos 5:

 

  • Mesita de noche: si el material de tu puff lo permite, como es el caso de la piel del Puff Polo, el mismo puede ser la mesita de noche más cómoda y práctica que hayas encontrado. Piénsalo bien: ocupa menos espacio, puede estar visible o estar oculto en algún armario y se desplaza fácilmente, pudiendo pasar sin problemas la escoba o la aspiradora por debajo, a diferencia de un muebles de madera, que siempre pesa más.
  • Mesa auxiliar: las mesas bajas, de cristal o de madera, suelen colocarse junto a los sillones de un salón. ¿Para qué? Para apoyar libros, revistas, los mandos de la televisión o algo de comida. El puff, si cumple las mismas características que en el caso anterior, también te puede dar ese servicio, además de cumplir la función de asiento cuando lo necesites.

 

¡Ojo! Porque un puff se puede convertir también en una cama alternativa para tu gato, dependiendo del primero y del segundo, claro está. Y, ¿qué me dices de los niños? Muchos de ellos lo verán como un elemento más de juego, ya sea para subirse sobre él  o para utilizarlo a modo de pelota.

 

2 usos alternativos para un bául

 

Ya sea porque te has cansado de él o porque te parece que ocupa mucho espacio para que cumpla con el sólo objetivo de poder guardar algo o de sentarte sobre él (siempre y cuando esté elaborado en un material que así lo permita), un baúl puede servir como:

 

  • Mesita de noche: al igual que el puff, el baúl también puede serlo, especialmente si el tuyo es igual que nuestro baúl vintage cuero de diseño. Pesa mucho menos que una mesita de noche y le dará un toque diferente a tu habitación. Por supuesto, este mismo baúl puede servir de cajonera bajo una
  • Mesa de salón: si tienes un baúl al que no sabes qué uso darle y es alargado, en lugar de comprar una mesa baja para tu salón, otra opción que, además, va genial en salones de estilos rurales o vintage, es ponerlo como mesa, sin olvidar que cumple la función de guardar todo lo que desees tener a mano cerca del sofá.

 

2 usos diferentes para un banco, en casa

 

Más allá de poder sentarse cómodamente en ellos a descansar, compartir confidencias o, simplemente, ver la televisión o leer un buen libro, un banco también te puede servir para:

 

  • Mueble recibidor: dependiendo del espacio que tengas (piensa que lo normal es que un banco sea alargado), este objeto te puede servir para colocar en él un espejo, plantas, una caja en la que dejar las llaves, un lugar en el que dejar los zapatos cuando entres en casa o los abrigos y chaquetas. De esta manera, tanto tú como tus invitados sabréis dónde dejáis las cosas siempre. Seguro que más de uno se ahorra tiempo por las mañanas....
  • Mesa para guardar cosas: ya sea porque tú le añadas unas cestas abajo o una bandeja en la que poder depositar cosas, un banco también nos ofrece la posibilidad de guardar objetos debajo del mismo y así ganar un espacio que de otra manera estaría muerto. Para esta idea te vendrá genial nuestro banco diseño Pippo.

 

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.